Slider

Ventas en línea locales alcanzaron a facturar los US$6.000 millones el 2020

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin

El comercio online se disparó el 2020 debido a la pandemia. El mayor pico se dio en el mes de abril, cuando el alza fue del 900%, según los analistas de Statista. Perú fue el país que más creció en la región.  

El 2020 significó un año difícil debido al impacto del covid-19 para muchos sectores, pero no para el comercio electrónico, que paso a convertirse en el sector económico con mayor crecimiento el año pasado. Según el informe Observatorio Ecommerce 2020 de la Cámara Peruana de Comercio Electrónico (Capece), el Perú creció 50%, moviendo un total de US$6.000 millones. 

En el 2019, de acuerdo a los analistas de Statista, el volumen de ventas online (B2C) en Perú alcanzó los US$4.000 millones y se estimaba que puede llegar a superar los US$5.000 millones al cierre del 2020, con un alza de hasta 25%. Sin embargo, se superaron las expectativas y se llegó a los US$6.000 millones, lo que representa un 8% de todas las ventas minoristas del país.   

Los analistas de Statista señalaron en sus reportes que Perú aun representa una pequeña participación del mercado de comercio electrónico en América Latina, valorado en aproximadamente US$70.000 millones en el 2019, US$ 83.600 millones el 2020 y con un pronóstico de US$116 mil millones para el 2023. No obstante, consideraron que en el 2020 el Perú “se robó el show” dado que su ritmo de crecimiento fue el mayor de la región.   

Conoce B2M de eBIZ.

El gran salto se dio a raíz de la pandemia originada por el brote del Covid-19. Statista reportó que, al implementarse duras medidas de restricción de movimiento para detener la propagación del virus, muchas personas que antes habían dudado de comprar en línea recurrieron a esta opción. El resultado fue un crecimiento récord durante los primeros meses de la crisis, con un pico de alza del 900% en los ingresos durante el mes de abril.    

En el Perú prepandemia, el pico más alto habitual era el que generaban las campañas de promoción por pocos días de las ventas en línea, pero nunca habían alcanzado saltos tan elevados. Una campaña intensa como el Blackfriday, por ejemplo, implicaba elevar las ventas en 359% frente a un día normal.   

En el 2020 el Perú “se robó el show” dado que su ritmo de crecimiento fue el mayor de la región.

Otro indicador del impacto del Covid-19 es como cambió el aporte de la división comercio electrónico en el total facturado por las tiendas por departamento. En Ripley, por ejemplo, las ventas online representaron el 20% de sus ingresos en el trimestre que se desató la pandemia, cuando lo habitual en el Perú pre-pandemia era que las ventas online representaran menos del 5% de lo facturado.    

Los analistas aclararon en su reporte que al inicio de la pandemia el país tuvo problemas para satisfacer con éxito la creciente demanda por deficiencias logísticas. “Durante la [primera] cuarentena se presentaron miles de denuncias, lo que indica que los consumidores digitales en Perú esperan no solo cantidad, sino también calidad”, apuntaron.   

Poco a poco los problemas logísticos se fueron superando y para el 2021 el comercio electrónico se ha ido consolidando, lo que motiva unos estimados de crecimiento de hasta 45% semestral. Según informó a la prensa la Cámara Peruana de Comercio Electrónico (Capece), se espera que las ventas por comercio electrónico en julio tengan picos de crecimiento de hasta 70% frente a otros meses.