Slider

Recomiendan adaptar regulación y acuerdos comerciales a nuevas tecnologías

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin

Durante el Foro Económico Comercial UE-Perú “Los 10 años del TLC”, expertos destacaron la necesidad de pensar en el futuro de las relaciones comerciales con Europa desde una perspectiva integral, buscando adoptar la digitalización como herramienta a favor del desarrollo sostenible.   

El acuerdo comercial del Perú con la Unión Europea (TLC) está próximo a cumplir diez años, un periodo en el que se han generado beneficios económicos y avances en la relación comercial, pero todavía quedan varios pendientes. Teniendo en cuenta ello la Unión Europea (UE) en Perú organizó el Foro Económico Comercial UE-Perú “Los 10 años del TLC” durante el 10 y 11 de mayo, un día después de conmemorarse el Día de Europa. 

En sus presentaciones, los expertos participantes resaltaron la necesidad de trabajar herramientas y proyectos para sacar el máximo provecho a este acuerdo, buscando adoptar estrategias integrales que impulsen un desarrollo sostenible de ambos mercados en medio de los retos que implican la era postpandemia, los conflictos bélicos y el calentamiento global.  

Se ha avanzado bastante desde junio del 2012, cuando se firmó el TLC, pero en los últimos años se han enfrentado a una disrupción de la cadena de suministros que ha generado desafíos, explicaron. Ante ellos las soluciones surgen justamente de estos acuerdos comerciales, que son los motores del país. El comercio es una herramienta de desarrollo sostenible que permite afrontar con resiliencia los nuevos retos que nos deparan de cara al futuro, concluyeron. 

La UE es el tercer socio comercial del Perú gracias a este acuerdo que libera las importaciones de impuestos entre ambos territorios y favorece la inversión. Si bien en el Perú tenemos 22 TLC vigentes, Europa logra acaparar más del 10% del comercio total del país y el intercambio comercial se mantiene muy dinámico pese a la pandemia, con un alza de 28% en el 2021.  

Mincetur (Ministerio de Comercio Exterior) estableció que se ha buscado dar valor agregado a la oferta exportable y apoyar la internacionalización de las empresas, dándoles capacitación y fomentando su transformación digital. Un primer paso fue crear la ventanilla de comercio exterior, la cual ya ha soportado cinco millones de tramites que equivalen a 5800 arboles no talados y permitió reducir en 70% el tiempo dedicado a hacer trámites.  

De cara al futuro, sin embargo, hay grandes desafíos, porque no solo se trata de capacitar en el uso de nuevas tecnologías, sino en acondicionar la regulación para lo que se viene en lo inmediato. Erick Iriarte, CEO de eBIZ, señaló que lo importante ahora es preparar la regulación para atender los cambios tecnológicos que se viven. El Perú ha sido pionero en la firma de TLC, añadió, pero se necesita actualizar los textos firmados para que sirvan para los próximos 15 años, incluyendo, por ejemplo, las aplicaciones de Inteligencia Artificial (IA) en los diversos sectores.  

Las políticas en torno a lo digital tienen que ser algo vivo, con actualización permanente acorde a los constantes cambios, porque el Perú no es ajeno a ellos, añadió Marushka Chocobar, secretaria de Gobierno y Transformación Digital de la PCM. Cada sector del Estado tiene ya un apellido digital, incluyendo el comercio electrónico transfronterizo, dijo, y si bien no se ha resuelto la brecha, ha mejorado en muchos indicadores y se tiene un foco que busca el desarrollo permanente.  

Stefan Lindstrom, del ministerio de Relaciones Exteriores de Finlandia, comentó que es necesario añadir capacidades y conocimientos digitales, no solo a las pymes y a los trabajadores que deben adaptarse a la nueva normalidad, sino también a nivel de los legisladores. Para que se dicten nuevas normas acordes a temas tan complejos como Blockchain o IA, primero deben entender cómo funcionan y eso es solo posible con capacitación, lo cual ya se está haciendo en Finlandia, señaló.  

A nivel de Mincetur informaron que ya se está trabajando en optimizar la citada ventanilla (proyecto Vuce 2.0) la cual generaría un beneficio estimado de US$17,2 millones anuales, llegando a US$20,51 millones anuales al 2026. También se trabajará, además de la capacitación, en toda una serie de herramientas para optimizar la trazabilidad, lo cual será de gran ayuda para mejorar la oferta comercial en Europa. Pero, junto a la capacitación en digitalización de las mypes y pymes, los expertos coincidieron en que será necesario diseñar también todo un plan para adecuar la legislación, porque el camino a la transformación digital lo requiere.