Slider

Pronatel: cinco directores ejecutivos en el último año

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin

Esta semana se nombró al nuevo jefe del órgano encargado de reducir la brecha digital. Roberto Daniel Lizárraga López deja el cargo luego de casi seis meses y le entrega la posta al abogado Víctor Omar Álvarez Herrera.  

Esta semana, en Fiestas Patrias, la administración de Pedro Castillo cumple un año dirigiendo el país. En dicho lapso una de las constantes ha sido el continuo cambio de ministros, viceministros y directores. Según EC Data, de El Comercio, se han realizado 67 designaciones de viceministros hasta mediados del presente mes. De ellos, 35 han sido revocados por escándalos o renuncias.  

En el caso del Pronatel (Programa Nacional de Telecomunicaciones), entidad adscrita al Ministerio de Transportes y Comunicaciones (MTC), se repite la figura: se han sucedido cinco directores ejecutivos desde julio del 2021. El último en asumir el cargo es el abogado Víctor Omar Álvarez Herrera, quien ha sido nombrado esta semana en reemplazo de Roberto Daniel Lizárraga López, de quien se venía rumoreando su salida desde inicios de mayo. 

Álvarez Herrera se ha especializado en derecho y políticas públicas de telecomunicaciones y brinda asesorías tanto en el sector público como privado. Se ha desempeñado como gerente general de Perú Investor S.A.C., fue candidato al consejo de usuarios de Osiptel por el Colegio de Abogados y asesor del MTC. Egresado de la PUCP (Pontificia Universidad Católica del Perú), con diplomado en Telecomunicaciones y Nuevas Tecnologías de la UPC (Universidad Peruana de Ciencias Aplicadas) y maestría en Ciencia Política con mención en Políticas Públicas y Gestión Pública por la Escuela de Gobierno de la PUCP. 

Vaivenes e inestabilidad 

Pronatel fue creado en diciembre del 2018 en reemplazo del Fitel con el objetivo de concretar mayores niveles de eficiencia y agilidad en la ejecución de proyectos que buscan reducir la brecha de infraestructura de comunicaciones en áreas rurales. Su objetivo es la provisión de acceso universal de servicios de telecomunicaciones, el desarrollo de la Banda Ancha, la promoción de servicios digitales y el desarrollo de las habilidades pertinentes en la población beneficiada.  

Al crearse tuvo como primer director ejecutivo al ingeniero Raúl García Loli, quien se mantuvo por ocho meses en el cargo hasta que, según declaró, lo dejó por motivos personales. Temporalmente asumió la dirección Nadia Villegas Gálvez, quien estuvo tres meses hasta que se nombró al abogado Renato Adrián Delgado Flores en febrero del 2020. El duró un año y dos meses en el puesto.  

En marzo del 2021 le cedió la posta a Carlos Alberto Lezameta Escríbens, quien duró en el cargo solo hasta septiembre, sobreviviendo al cambio de mando presidencial. La administración de Pedro Castillo arranca en julio con Lezameta en el cargo hasta que designó a Edgar Eduardo Velarde Ortiz. Lo ideal es que Velarde hubiera durado de ocho meses a un año para poder garantizar una continuidad en sus acciones, pero fue removido tan solo dos meses después, cuando designaron al bachiller en ingeniería industrial Jorge Luis Tupac Yupanqui. 

Según informó la prensa en su momento, la salida de Velarde fue inusual y se debió a su oposición al manejo que se estaba dando al proceso de definición del nuevo encargado de mantener la Red Dorsal. Su sucesor, Tupac Yupanqui, tampoco duró mucho: a fines de enero se designó a Roberto Daniel Lizárraga López en su reemplazo. Yupanqui declaró en Punto final que recibió presiones del ministro para otorgar la buena pro a la empresa que quería el ministro Silva (Consorcio Gilat-ON). Declaró que se opuso porque no era técnicamente lo más recomendable y por eso fue removido. 

Durante la gestión de Lizárraga, se suspendieron dos procesos de contratación del encargado de la Red Dorsal y finalmente el MTC anunció que no realizaría el citado concurso y, hasta nuevo aviso, el mismo Pronatel quedaría encargado de mantener y operar la Red Dorsal. Duró más que la media de sus predecesores (tres meses), pero no llegó a 28 de julio. 

Inversiones concretadas 

Cuando se diseñó la Red Dorsal y sus 21 redes regionales se contempló que estarían todas listas para el 2019, a más tardar, es decir antes de la pandemia. En el 2016 ya debería estar la mayoría, pero no sucedió eso y la dorsal solo se utiliza en menos de un 7%, lo cual genera un sobrecosto de mantenimiento para el Estado. Los primeros proyectos regionales se retrasaron hasta tres años en su entrega y hasta el día de hoy no están todos culminados, aun cuando ya se ha acelerado su ejecución. 

Según el Observatorio Pronatel, los proyectos regionales que se conectan a la Red Dorsal han implicado hasta ahora un despliegue de 25 918 Km de fibra óptica, lo que implica un avance del 92,6%, pero solo se ha beneficiado al 34,23 % de la población objetivo (1,16 millones de 3,37 millones) en 34,85 % de las localidades previstas y 36,6% de las postas, colegios y comisarias asignadas. Esto sucede porque aún falta tender la última milla y ofrecer el servicio a un costo razonable.    

Los continuos cambios en las autoridades han impedido avanzar con celeridad debida en la contratación del encargado temporal de la Red Dorsal hasta que se encuentre una solución definitiva que permita su adecuada utilización. Pese a ello, de acuerdo a lo difundido por la agencia Andina, la ejecución de inversiones entre enero y junio de este año ha sido de S/ 170,1 millones (US$43,5 millones), más de lo que se gastó entre 2018 al 2021 (S/ 126.2 millones). El gasto vino principalmente por los proyectos de banda ancha en 18 regiones y al proyecto 911.  

Los avances se dieron en los proyectos de Áncash, La Libertad, San Martín y Junín. Los de Tacna y Moquegua se dijo serán terminados en el segundo semestre del 2022, al igual que los de Ica y Junín. En el caso de Conecta Selva, 1302 instituciones públicas se encuentran ya en la etapa de operación del servicio, el cual comprende dos años; pero falta culminar la puesta en operación de 14 instituciones públicas, informó el MTC.  

Durante el 2021 Pronatel ejecutó S/ 705 millones (US$180 millones), 203,8% más que el promedio acumulado (S/ 345,7 millones) de cada año entre el 2017 al 2020. Eso equivalió al 86% del nuevo presupuesto y no incluyó, como en el 2022, el mantenimiento interno de la Red Dorsal sino solo el pago a la mexicana Azteca por la realización de la labor. Como se recordará, el contrato con Azteca fue disuelto a mediados del 2021 pero la entrega de la red al Estado se concretó recién en enero del 2022. Desde entonces Pronatel está asumiendo el mantenimiento en forma directa porque no se ha podido concretar la contratación de un tercero para la labor.