Slider

Manufactureros lideran mayoría de proyectos de innovación que gozan de beneficios fiscales

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin

Desde que se renovó la aplicación de la Ley N° 30309, que ofrece beneficios tributarios a quienes realizan proyecto de innovación, el monto invertido superó los S/ 153 millones con más de 65 proyectos aprobados. El 62% ha sido realizado por empresas grandes. Las mypes están empezando a tener una participación más amplia, informó el Concytec.  

Durante la Semana de la Innovación 2022 realizada por Concytec del lunes 20 al jueves 23 de junio, evento en el que participaron 50 instituciones públicas y privadas, se incluyó un conversatorio sobre los beneficios tributarios locales de la Ley N° 30309 y los incentivos fiscales que se aplican en Chile y Colombia.  

Karina Maldonado, subdirectora de Innovación y Transferencia Tecnológica del Concytec, explicó durante el evento que la citada ley permite a las empresas acceder a un gasto deducible del 50%, 75% ,115%, y un 100% adicional (para casos especiales) al monto de inversión efectuada en un proyecto de Investigación Científica, Desarrollo Tecnológico o Innovación Tecnológica (I+D+i).   

Pedro Martín Bernal Pérez, director de Políticas y Programas de CTeI del Concytec, destacó que la Ley N° 30309 ofrece un beneficio tributario a la innovación que permite a las empresas reinventarse o favorecer a las comunidades más vulnerables, ya que también apoya proyectos que no son relativos al “core” del negocio de quien los propone. Además, dijo, potencia la generación de más conocimiento y el desarrollo de capacidades tecnológicas porque promueve la asociación de las empresas con centros tecnológicos o su vinculación con las universidades.  

Hasta el momento, detalló Karina Maldonado, el monto invertido en estos proyectos ha superado los S/ 153 millones con más de 65 proyectos aprobados luego de la renovación de la norma.  La mayoría son del sector manufacturero, seguido de servicios. El 62% ha sido realizado por empresas grandes. Las mypes están empezando a tener una participación más amplia y han crecido un 7% en su participación gracias a las nuevas facilidades que se les han dado en el último año, comentó.   

La ley, añadió, fue aplicada desde el 2016 y vencía en el 2019. Sin embargo, se emitió un Decreto de Urgencia (DU 010-2019) que permitió ampliar su vigencia hasta fines del 2022 y modificar la deducción adicional para los pequeños negocios que invierten en proyectos de innovación.  

Con la pandemia, aclaró Maldonado, hubo reducción en las postulaciones, pero en estos cinco primeros meses del año han superado los proyectos aprobados del 2020 y 2021 [26]. La expectativa es pasar los S/200 millones en inversiones totales, contando con que casi la mitad de los mismos se ejecutará en provincias y superará la inversión del sector privado de dichas zonas.  

La acogida de la norma ha sido positiva desde un inicio, comentó. En una encuesta realizada en el 2018 se encontró que un 92% de empresas considera que la norma ha sido beneficiosa y un 52% enfatizó su interés en participar otra vez en este mecanismo, algo que se ha ido concretando en el 2020 y el 2021.   

“La mayoría de los proyectos aprobados están relacionados al sector manufactura y servicios, lo que podría deberse a que estos sectores se encuentran sujetos a cambios tecnológicos más constantes. Coincide con lo que muestra la encuesta del 2018, pues estos rubros tienen una mayor conducta innovadora”, precisó Maldonado.  

El caso colombiano 

Pablo Ceballos, director general de la consultora FI Group en Colombia, comentó que los beneficios tributarios en su país han cumplido 30 años, pues comenzaron en 1992 y fueron modificados para el 2000 con una mayor deducción (125% adicional) a las iniciativas tecnológicas. El proceso masivo de adopción, sin embargo, no empezó hasta después del 2015 cuando se elevó la participación de empresas medianas y pequeñas. Ese año en promedio accedían 300 mil millones pesos en inversiones y para el 2021 ya estaban en los 2,1 billones de pesos.     

Ceballos explicó que se reconoce el gasto de la declaración de impuesto a la renta porque los expertos coincidieron en que el mejor esquema era la deducción del gasto también aplicable a las mypes, quienes en el último año representaron todo lo que invertía la gran empresa en el 2015 (300 mil millones de pesos).  

Con la pandemia no hubo una gran caída porque se hizo muchas campañas para explicar los beneficios de la norma y se aprovechó para impulsar soluciones tecnológicas que permitan atender y solucionar los problemas que generaba la crisis, comentó. No solo se trataba de herramientas para que puedan vivir adecuadamente la transformación digital obligatoria, sino porque se buscaban vacunas, ventiladores y equipos médicos para atender la crisis con soluciones innovadoras, destacó. 

Experiencia chilena 

Jocelyn Olivari, gerenta de Innovación de la Corporación de Fomento de la Producción (Corfo) de Chile, comentó que ellos empezaron a ver los beneficios tributarios en el 2008 con un incentivo que reconocía el 35% del gasto por trabajar proyectos innovadores con los centros de investigación y un 65% por las ventas logradas. Luego, entre el 2011 y el 2012, se buscó mejorar esta propuesta y el Gobierno realizó modificaciones a la ley para ampliar el beneficio a más empresas y hasta permitió que 50% de proyectos se realizaran fuera del país.   

“Con estas modificaciones importantes vimos un aumento en la cobertura del instrumento, permitiendo multiplicar el número de proyectos postulados pasando de 16 en el 2012 a 293 en el 2021, donde 145 de estos fueron debidamente certificados”, detalló Olivari.  

La pandemia, aclaró, los encontró en pleno proceso de difusión de los beneficios del programa como una respuesta a las crisis sociales experimentadas en el 2018. El 2020 y 2021, añadió, la gerencia montó iniciativas digitales para difundir el uso del beneficio fiscal, el cual era desconocido por el 44% de las empresas antes de la pandemia. “Pasamos de 67 postulaciones en el 2019 a 223 para el 2020 y 293 en el 2021”, contó.     

Sepa más: Entre las empresas reconocidas este año por sus proyectos se incluyen varias del sector minero y su impacto en el medio ambiente. Entre ellas están Incimmet, Anddes asociados sac., Quimtia, Inproyen, Nexa,Gold Fields, Lansier.  Mebosla, MDP Consulting, entre otras.