Slider

Conexiones a Internet fijo crecerán un 10,9% este año

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin

Osiptel estima que para el 2023 se elevarán en 9% los ingresos del sector telecomunicaciones. Resaltará con un mayor impulso la contratación de los servicios de internet fijo.

Rafael Muente, presidente ejecutivo del Osiptel, presentó durante la celebración de su 28 aniversario de fundación, los hitos alcanzados en la penetración de los servicios públicos de telecomunicaciones en dicho periodo. Destacó que pasamos de tener solo tres de cada 100 peruanos con un teléfono, lo cual era considerado un lujo, a 44 millones de líneas móviles activas, 3,3 millones de conexiones de internet fijo y 2,8 millones de líneas de telefonía fija para alrededor de 33 millones de habitantes.  

Muente destacó que, aun cuando ya hemos llegado a una penetración del 129,8% en móviles, seguiremos incrementando la contratación de dichos servicios. Su proyección es que la activación de nuevas líneas móviles postpago crecerá 4,2% este año y 4,7% el próximo, llegando a sumar unos dos millones de líneas más de lo que se registró al cierre del 2021.

En donde dijo que se dará un mayor crecimiento es en el segmento de internet fijo, que se elevará un 10,9% este año y 9,4% para el 2023, llegando a los 3,7 millones de conexiones. En televisión paga y telefonía fija, empero, se continuará con la tendencia a la baja, algo imperante en todo el mundo. La caída en el 2023 se calcula que será de -3,8% y -1,4%, respectivamente.

A nivel de ingresos del sector telecomunicaciones, Muente destacó que se elevarán en 5,6% este año frente a su predecesor y 9% el próximo año, arribando a los S/23.174 millones. El sector cayó un 10,9% interanual el 2020 producto de las limitaciones comerciales que conllevó la pandemia, pero se recuperó en 15,5% el año pasado.

La mayor alza interanual por ingresos se dará en la venta y alquiler de equipos (9% el 2022 y 21% el 2023) y la contratación de internet fijo, que crecerá 8,9% este año y 7,8% el próximo. Los ingresos por servicios móviles pasarán de elevarse 9,8% el 2021 a 7,5% el 2022 y 7,6% el 2023.

Las inversiones, añadió, se mantendrán en un promedio de los mil millones de dólares anuales, incluyendo alrededor de US$159 millones destinados a adquirir espectro este 2022 y US$ 120 millones el 2023.

A nivel de multas, Muente señaló que entre el 2016 y el 2021 se impusieron más de S/300 millones en multas, las cuales están destinadas al fondo que maneja el Pronatel, del MTC. Telefónica del Perú es la empresa que más multas ha recibido en dicho periodo (S/ 137 millones) con el 42% del total. Lo sigue Claro con 20%, Entel con 16% y Bitel con 14%. Aclaró que sería importante elevar el monto que se puede imponer por sanciones en el sector, dado que es el regulador con menor cantidad de montos a imponer por fallas o infracciones.

Desafíos del regulador

Durante el evento de celebración por el aniversario de Osiptel participó Anna PietiKainen, asesora de políticas regulatorias de la OCDE. Ella destacó que, según los indicadores medidos por la OCDE, el Osiptel está dentro del promedio en términos de independencia para su accionar y tiene las funciones que también ostentan la mayoría de los países miembros, lo cual es considerado muy positivo.

En lo que Osiptel todavía puede mejorar es en la aplicación de buenas prácticas en la rendición de cuentas, alertó PietiKainen. Mientras que países como México o Italia tienen un buen parámetro, Perú se encuentra por debajo del promedio y debe mejorar, por ejemplo, en los datos que publica sobre su propio desempeño.

Osiptel, dijo, ha sido el primer regulador peruano en pedir apoyo para mejorar sus indicadores. De la primera evaluación (2019) se concluyó que tiene buena reputación como órgano técnico competente, pero necesita invertir más recursos en mejorar el entendimiento de su rol como regulador. Es pionero en buenas prácticas regulatorias, pero necesita destinar más recursos financieros y humanos para atender los desafíos del mercado y optimizar el análisis de datos, preservando su independencia, dijo. Se está iniciando una nueva evaluación para repasar el avance de la implementación de las recomendaciones, añadió.  

Muente lamentó que, especialmente los últimos dos años, ha sido un reto mantener su autonomía frente a un Congreso que no analiza bien el “costo-beneficio” de sus propuestas. Se “sataniza” al regulador por no alinearse con los congresistas, dijo, y hasta se le abrió una investigación en la que “no se encontró ninguna irregularidad”.  La agenda regulatoria del Osiptel, dijo, ha planteado una serie de mejoras para que los usuarios estén más satisfechos, pero la empresas operadores ponen resistencia y el Congreso, en lugar de apoyarlos, insiste en las críticas.

La independencia, aclaró PietiKainen, es importante porque permite preservar la confianza del consumidor al garantizar la neutralidad e imparcialidad, dado que se desvinculan las decisiones del regulador de la toma de decisiones de los movimientos políticos o el Gobierno de turno. Mas de 83% de los reguladores de los países son independientes, precisó, y es algo que en el Perú se debe cuidar y mantener.